miércoles, 10 de junio de 2015

Entre los derechos humanos, animales y vegetales

Yo sé lo importante que es defender a los animales del maltrato pero al encontrar una imagen de una organización que defiende a estos donde se muestra a un caballo maltratado y encima de este, una leyenda simulando palabras del animal, que dice: "Yo soy alguien, no soy algo"; llamó mi atención.

El pronombre indefinido "alguien" se aplica a las personas, es decir a los individuos de la especie humana, no a otras especies animales. No estoy en contra de combatir el maltrato animal, me preocupa que no se distinga bien las diferencias entre especies y que provocan una humanización de los animales. Comportamiento que considero bastante extraño que me lleva ha invitar a reflexionar sobre ello.

No dudo que este comentario genere polémica pero ya existe una idea que los animales tienen derechos, categoría exclusiva de las personas en sus dimensiones natural y jurídica, que implica una responsabilidad de actos, aspecto que otros animales, desde un contexto etológico, no poseen por sus funciones psicológicas. No maltratarlos implica una condición de nuestra humanidad pero humanizarlos es contra su naturaleza.

La situación de humanización va más allá de los animales pues existe también la carta de derechos para los vegetales. Eso me lleva a preguntar en qué momento resolveremos la cadena alimenticia sin desequilibrar todo el mundo natural el cual también nos incluye. Nos empeñamos en crear entornos totalmente artificiales mientras más nos alejamos de nuestra propia naturaleza y respeto a los ecosistemas atentando contra el equilibrio de nuestro planeta, de por sí amenazado hace tanto tiempo.

viernes, 31 de octubre de 2014

Ayotzinapa y lo que podría venir

Es la víspera de celebración de Día de Muertos en México. Una fiesta en la que se recuerdan a aquellos que como se dice comúnmente "se nos adelantaron en el camino". Pero esta fiesta, en este año, no será igual y no podría serlo porque hace poco más de un mes, un hecho sacudió las entrañas de la indignación y a puesto en duda que el rumbo del país sea el adecuado: el caso Ayotzinapa. Los 43 normalistas se encuentran desaparecidos y que según algunos informes, están muertos. Las redes sociales, los medios de comunicación nacionales e internacionales, gobiernos extranjeros, movimientos de apoyo al interior y exterior del país se han manifestado ante esto que tiene la categoría de crímenes de lesa humanidad. Ese día, el 26 de septiembre tampoco se olvidará porque fue el gatillo para poner en evidencia las posibles y muy probables conexiones que tienen los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal) con el narcotráfico y tal vez incluyendo a la presidencia de la República con su actual sustentante Enrique Peña Nieto, de manera indirecta. Es un hecho que comienza a manifestarse de manera preocupante pues con esta lucha que se comenzó de manera abierta (antes era simulada) en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), el tejido social de México mostraba una descomposición bastante fuerte y se ha agravado mucho más desde entonces. Esto inevitablemente llevará a conflictos armados más intensos que en la actualidad no sólo entre el narcotráfico y el gobierno federal, otros grupos se han sumado y la sociedad civil también comienza a armarse, ya no será una guerra civil de baja intensidad como está catalogada en la actualidad.

No hay duda. México está en crisis, sus instituciones se están derrumbando, es un Estado fallido o estará muy cerca de serlo. El que ocupa la presidencia muestra una falta de carácter ante el asunto, el país se le escapa de las manos, esto tendrá como consecuencia tres probables escenarios: una guerra civil franca muy al estilo de la guerra de guerrillas, un golpe de Estado o una intervención extranjera debido a la cercanía con Estados Unidos; las probabilidad son reales. Cual sea el resultado, deseo que México comience a transformarse y bajo estas situaciones todo parece indicar que no será pacíficamente.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Crowdfunding, financiando proyectos

Entre las reflexiones sobre las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) conocidas en un ámbito más especializado como tecnologías informáticas y computacionales, se observa como su naturaleza tan peculiar ha permitido que las posibilidades de información y comunicación se expandan de manera impresionante en todas las esferas humanas y poco a poco, inclusive aquellas que podrían considerarse aisladas del "toque" tecnológico. Una de estas posibilidades es el crowdfunding que consiste en un financiamiento realizado por un gran número de personas que aportan una cierta cantidad de dinero, no muy grande, para proyectos de diversa naturaleza (Barnett, 2013; Canada Media Fun, 2014), generalmente con tendencia social o cultural aunque en la actualidad comienzan a ser más comerciales lo que ha provocado su diversificación y un apartado más dentro de la investigación en la economía pero las artes en particular se han beneficiado bajo este esquema considerando que en muchas ocasiones, estos proyectos sufren de presupuestos bajos y hasta nulos para poder realizarse.

Aunque el término crowdfunding es nuevo, el concepto no lo es; ya desde la antigüedad el mecenazgo era una práctica alrededor de las artes, las letras y a lo largo de los diversos modelos económicos. El patrocinio, ya sea por préstamos o participación, ha tenido cabida dentro del desarrollo de muchos proyectos pero a razón del uso de las TIC, particularmente a través de las redes sociales y la Web 2.0 se ha potenciado el crowdfunding debido a los alcances que tienen estas herramientas sobre Internet que sólo se limitan por el interés que despiertan y el alcance de la divulgación generado por los responsables de los proyectos del financiamiento colectivo.

Son tres modelos en específico de crowdfunding: a) por donaciones donde las expectativas de recuperación no existen; b) a través de aportaciones los cuales podrían generar intereses o beneficios en especie bajo condiciones específicas y; c) en inversión donde se puede obtener derechos sobre el producto desarrollado o bien por una parte de participación de la empresa (Canada Media Fun, 2014). Hay muchos proyectos en crowdfunding sobre plataformas específicas en varios sitios en la Web como KickStarter, Indiegogo, Invested.in, entre otros (Barnett, Agosto 5, 2013) pero las redes sociales como Facebook, Diaspora, Friendica inclusive Twitter son más que suficientes para este objetivo. Son muchos los proyectos en crowdfunding, bastará con visitar los sitios mencionados anteriormente, para una muestra pequeña de estos proyectos, ofrezco tres: El Cosmonauta, La educación prohibida y Tlaloque, revista de literatura crítica; los dos primeros ya generaron productos terminados y el último, como publicación periódica su proceso de crowdfunding está activo.

Como comentario final, las TIC han ofrecido formas de ver al mundo, interaccionar con este y la potenciación de las relaciones humanas de manera que todavía no llegan a su cúspide, el lado brillante y el lado oscuro de estas tecnologías están latentes y su manifestación está determinado por el uso y utilización a las que son sujetas, la responsabilidad no se encuentran en estas sino en la ética de sus usuarios. El crowdfunding es un ejemplo de posibilidades de relaciones sociales y de producción; nuevas economías en relación a su transformación se acercan, tal vez un nuevo modo de producción.

Bibliografía


Barnett, C. (2013, August 5). Top 10 Crowdfunding Sites For Fundraising. Consultado en http://www.forbes.com/sites/chancebarnett/2013/05/08/top-10-crowdfunding-sites-for-fundraising/

Canada Media Fun (2014). Crowdfunding Definition & Models. Consultado en http://crowdfunding.cmf-fmc.ca/facts_and_stats/crowdfunding-modelshttp://crowdfunding.cmf-fmc.ca/facts_and_stats/crowdfunding-models.

Comología (Productor). (2014, Julio 23). ¿Qué es el crowdfunding? Totalmente explicado. Consultado en http://www.youtube.com/watch?v=eFh7b_oPgKY

Crowdsourcing.org (2014). Crowfunding. Consultado en http://www.crowdsourcing.org/community/crowdfunding/7


domingo, 17 de agosto de 2014

De lo efímero a lo sempiterno o... ¿Es al contrario?

A propósito del 43° aniversario

Hoy me levanté temprano, no tanto como entre semana cuando el trabajo lo demanda. Asistí a mi cita con el doctor, ustedes saben: peso, dieta, tallas todo eso que un hombre de edad madura debe considerar cuando el tiempo en que la juventud ha quedado atrás requiere de un mantenimiento más intenso. Esto que menciono no es con pesar pero sí con algo de deseo, ¿cuánto uno gustaría vivir más? Eternamente como ahora los postmodernos afirman, sin presente ni futuro, podría asistir con frecuencia a Houston para un lavado, engrasado, cambio de motor, hojalatería, pintura, alineación y balanceo, con eso bastaría para lograr la vida eterna pero no es así, me tendré que conformar con alimentarme bien, dormir de la misma forma, combatir el estrés que nuestra sociedad ha impuesto creando una cultura de la urgencia ("si es que la urgencia tiene cultura" como en algún momento lo argumentó mi buen Maestro de Filosofía), porque la biología de nuestro cuerpo tiene una obsolescencia programada, se va oxidando y perdiendo sus funciones a pesar de las cirugías que se realicen (tal vez sea diferente cuando aparezca el Hombre Asimov).

En una reflexión menos superficial y hedonista, no consideraría ser sempiterno, tampoco eterno (si lo primero ya es soberbia, lo último es mucha más), pero sí vivir alrededor de unos 700 años, sería lo suficiente para hacer muchas cosas pero la realidad de millones de años de evolución humana se manifiesta de nuevo, nuestro cuerpo está diseñado para ser efímeros con respecto a la edad del universo que ese, sí es eterno o por lo menos sempiterno como la ciencia hasta este momento ha investigado.

Siendo más profundos y objetivos, lo que debe celebrar no es vivir lo mucho o lo poco, sino a la vida que "... es una gran tipa" como el abuelo le dijo a Juan Salvador en una comida con él y qué razón cuando continúa diciendo: "... Tú le pides a la vida pero dime que le ofreces y esto no lo olvides nunca mi nieto, pídele lo que mereces...". Con esta palabras reflexioné que no es un cumpleaños lo que hay que festejar sino una celebración a la vida, la mía y la de ustedes, con responsabilidades, derechos y obligaciones sin dejar de agradecer profundamente la oportunidad de compartir este espacio y tiempo, como lo resumiría Nicho Hinojosa en Coincidir. Así lograremos, aunque sea una paradoja, ser sempiternos y efímeros a la vez.

sábado, 5 de abril de 2014

Confesiones del que pretende investigar

Hace tiempo, al ingresar en la licenciatura de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL-UNAM), mi principal objetivo era mejorar mis clases que como docente de más de 15 años llevaba practicando. Lejos de esa realidad, descubrí que su plan de estudios va más allá: la de formar investigadores en educación. Esto produjo, en ese momento, un choque entre mi propia creencia de lo que era y lo que es la Pedagogía (probablemente muchos de las personas que decidimos regresar a la universidad por diversas causas, se encuentra y no exclusivamente en esta licenciatura, con este problema), resolver esta encrucijada requirió de algunos días de análisis de conciencia de sólo tener la idea, reduccionista por cierto, sobre el alcance de la educación a visualizar el todo. Una valoración profunda era necesaria para tener la seguridad que la decisión tomada sería la correcta y que parafraseando a Shakespeare sería continuar o no continuar. Deducir el resultado no es difícil, de otra forma, usted lector, no estaría leyendo estas líneas.

La formación como investigador no es fácil, requiere desarrollar habilidades específicas y un perfil bien definido que permita que el trabajo derivado de esta actividad sea de la mejor calidad. Esa es la razón por la que esta serie de artículos, siendo este el primero de ellos, agrupados en una categoría denominada "Confesiones del que pretende investigar" nace con la intención de recopilar las experiencias personales, buenas y malas, en el proceso de aprendizaje, un camino que comencé hace tiempo pero no con el rigor que se requiere. Es importante señalar que esto no tiene nada que ver con enseñar algo sobre la investigación en cualquiera de sus elementos que la conforman, no tengo autoridad para eso por lo menos en este momento. Como texto publicado en un blog obedece a la idea de compartirlo para enriquecerlo porque siempre es mejor cuando hay alguien más, interesado en el tema, permita el debate; siempre esto, ajusta la percepción que se tiene del mundo.

Por otra parte, el nombre de la serie nace de un libro escrito por Umberto Eco, Confesiones de un joven novelista. Al principio, consideré titular la serie como Confesiones de un joven investigador lo cual deseché por manifestar un cierto grado de soberbia además de un plagio, inadmisible en el código de ética. Es necesario mencionar que cuando Eco escribió este libro, el ya había publicado sus novelas, la experiencia como novelista era evidente, en mi caso no, nunca he publicado una investigación razón por la cual no puedo decir que soy un investigador; eso sí, pretendo investigar. La distinción entre una pretensión y el reconocimiento no proviene de uno mismo sino de los demás, por las aportaciones al conocimiento humano, principal motor de la investigación. Por último, en relación con las confesiones, lejos de una declaración o examen cuidadoso de forma obligada, es una expresión voluntaria, verdadera, del proceso de formación como investigador, así el título de la serie o desde un término acorde a la Web 2.0 (el contexto es importante), la categoría al final es Confesiones del que pretende investigar; título que también lleva el articulo inicial de esta serie.

Con esta exposición de motivos, comienza la reflexión en el camino formativo de un investigador novel...

domingo, 15 de diciembre de 2013

México y su petróleo

El pasado 12 de diciembre, el Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos (México) aprobó la reforma energética. Un hecho que muchos consideran sin precedentes pero la lucha por el control del petróleo y de los recursos energéticos en general se remonta a la primera parte del Siglo XX cuando la industria tanto petrolera como energética estaba controlada por extranjeros. Ambos recursos fueron tomados por la fuerza de la ley, uno en 1938 cuando el gobierno de Lázaro Cárdenas a través de la Ley de Expropiación aplicada a las compañías petroleras (extranjeras) se apropia del petroleo con el fin que el dueño del recurso sea la nación mexicana; el segundo ocurre en 1960, cuando el gobierno del presidente Adolfo López Mateos nacionaliza la industria eléctrica. Ahora, la ley se aplica para perder lo ganado, una reforma energética que atenta contra la soberanía nacional que no es más que perder la autoridad que se ejerce sobre lo que al pueblo mexicano le pertenece, que cambia con las modificaciones al Artículo 27 Constitucional entre otros artículos más. Esto pone en desventaja estratégica a México.

El modelo económico actual se caracteriza por ser globalizador, extender el dominio de empresas dirigidas por algunas pocas personas es lo que la distingue. Los gobiernos mexicanos han buscado por muchas formas incorporar a México este modelo económico primero en su fase liberal desde la época de Benito Juárez, a excepción del periodo entre 1910 y 1940 que experimenta un momento socialista de importancia pero queda reducido a casi nada y con el tiempo, el mexicano la suprimirá de su memoria que alguna vez hubo una Revolución Mexicana. Al terminar este periodo, México lo retoma en 1940 y abraza su siguiente fase, el neoliberalismo, a partir de los años de 1980; por desgracia el camino que han tomado los diversos gobiernos en turno respecto a este modelo ha sido erróneo, jugar al capitalista con un perfil maquilador y un modelo educativo que mantiene este estatus es una desventaja que coloca al país como sitio de saqueo como lo ha sido desde la llegada de los europeos al entonces Nuevo Mundo.

Si México pretende emular el sistema económico capitalista debería considerar dos aspectos importantes: conservar el control de los recursos energéticos (consecuencias de la expropiación petrolera y la nacionalización de la industria eléctrica) y, el desarrollo de una tecnología propia una de las razones por la que el presidente Lázaro Cárdenas, el mismo que expropió el petróleo, fundó el Instituto Politécnico Nacional y que lo distingue por el lema: "La Técnica al Servicio de la Patria". La postura de los promotores de la inversión extranjera frente a estos dos aspectos, siempre se ha escuchado y que en general se reduce a frases políticas vacías como la que ofreció el presidente de México (Enrique Peña Nieto), después de la aprobación de la iniciativa de reforma energética. Este vacío siempre deriva de una falta de transparencia de las decisiones gubernamentales de cualquier sistema político que también requiere una reforma y no sólo un maquillaje que simule una transformación de las condiciones de un país en beneficio de sus habitantes.

Ahora bien, ¿creen que las empresas petroleras de países desarrollados están en manos de inversores extranjeros? Responder a esta pregunta no es difícil, es un NO rotundo porque es una ventaja estratégica. Al contrario, buscan por diversas formas controlar el recurso energético para su beneficio en otros países, a través de alianzas que es la forma como trabaja la globalización que se promueven a través de aspectos legales (como la reforma energética de la que se habla), en la cual hay inversores extranjeros con una mínima participación en la empresa globalizadora pero con una amplia cobertura e influencia (como la tienen algunos políticos mexicanos relacionados con el petróleo), en sus países de origen para introducirse en los mercados, en este caso el energético y comenzar a abrir los canales para la apropiación de los recursos en su beneficio o bien, por la vía de la fuerza como en el caso de las Guerras del Golfo Pérsico para que después de la reconstrucción derivada del conflicto bélico se favorezca un ambiente legal y social óptimo para sus intereses.

La intención de los políticos mexicanos es clara como la apatía de la mayoría del pueblo de México. Entre la mediática información enviada por medios de comunicación que la inversión extranjera es la que nos sacará de apuros, el poco análisis que se realiza de esta contrastada con otras fuentes, una mala memoria histórica, los distractores como el fútbol, fiestas patronales, entre otros, una reforma como la energética, la política, la de educación están construyendo los caminos para convertirnos en dependientes de otros países, después... nos rasgaremos las vestiduras.