viernes, 18 de diciembre de 2009

Reseña: Eros en el aula de Miguel Escobar Guerrero; un acercamiento a la pedagogía erótica

Libro: Escobar Guerrero, Miguel. Eros en el Aula. Diálogos con YMAR. [En línea]. Disponible en: http://www.lrealidad.filos.unam.mx/eros_en_el_aula. [Consulta Noviembre 10, 2009].

Un primer cuestionamiento que viene a la mente es la posibilidad de relacionar el eros con el aula derivando una preocupación que este dios mitológico se encuentre dentro del espacio considerado para la formación e instrucción de jóvenes generaciones. Para empezar es importante analizar el contexto y determinar ciertos referentes que permitan comprender como el autor, Miguel Escobar, llega a construir esta idea que, de entrada implica cierto grado de escándalo o por lo menos de reserva. Éstas situaciones nacen del significado actual de la palabra. El Diccionario de la Real Academia Española la define como un “conjunto de tendencias e impulsos sexuales de la persona”. Nada más lejos de la realidad de lo que Miguel Escobar explica en su libro; él va más allá del significado actual, recupera el significado etimológico de la palabra y nos muestra su origen, su razón de ser, su significación y su forma que nos lleva a pronunciar una sola palabra: amor.

Amor en el aula es la idea que Miguel Escobar nos ofrece a lo largo de las páginas dedicadas a la pedagogía erótica. Es también importante decir que lo erótico -otra palabra que rescata el autor-, no es necesariamente lo que parece como ha ocurrido con la palabra eros. La intención de la palabra erótica que califica a la pedagogía de Miguel Escobar no se traduce en la excitación del apetito sexual sino en el apetito de conocimiento a través del amor, es decir en la necesaria conformación de la sociedad que por demás muestra una clara declinación en la manos de un liberalismo que se dice ser nuevo, de la “mano invisible” del mercado y de una visión utilitarista como resultado de la conjunción de los elementos que promueven una destrucción del ser humano. El autor lo identifica a través del psicoanálisis social como la pulsión de muerte tomando los escritos de Freud y de su mentor Fernando Martínez. La propuesta consiste en renovar el significado del eros desde la perspectiva del amor, seduciendo hacia una amor sensual es decir, que satisfaga los sentidos, deleitándonos con el conocimiento dentro del aula. El mismo autor lo afirma cuando dice:

Pero toda esta investigación sobre la lectura de la realidad, YMAR, gracias a nuestro erotismo, me llevó a la pedagogía erótica, a entender desde ella al acto pedagógico como un acto de pulsión de vida y, por lo tanto, de observación y de análisis de lo que sucede actualmente en el aula –reflejo de alguna forma de lo que sucede en el ámbito social−, o sea, reflejo de la muerte del conocimiento como esperanza, como utopía, como lucha; el reinado de la pulsión de muerte.1

Eros: amor, erotismo: deleite y gusto, seducir: cautivar hacia el conocimiento son los tres elementos que conjunta Miguel Escobar para tranformarlo en una metodología, en un camino, una alternativa educativa que resista no en el sentido de tolerar, aguantar o sufrir, tampoco en el de combatir  como primera instancia sino en la oposición de las acciones o violencias que la actualidad se manifiestan a través de los modelos económicos y políticos que dejan a un  lado el desarrollo de un modelo social más justo, más equitativo y que nos muestra el autor a través del diálogo con YMAR, su musa, permitiéndonos experimentar esa seducción desde una situación cotidiana como es el cultivo del amor entre dos personas. El diálogo lleva a través de diversos matices que hacen recordar muchas de la problemáticas actuales  y que el autor nos deja entrever entre líneas aquellas ínfimas trazas de inconsciente que el ser humano posee, que dejan una huella perturbable durante toda la vida y que produce la pulsión de destrucción que Freud aborda en El malestar de la cultura. La propuesta de Miguel Escobar de cambiar la pulsión de destrucción por una pulsión de vida, Eros en lugar de Thanatos traducida a una pedagogía erótica no sólo ve nacer en la cotidianidad que el diálogo con YMAR ofrece sino también en los escritos de Freud y los de Fernando Martínez en el ámbito del psicoanálisis social, también se enriquecen con las ideas de Paulo Freire y las ideas surgidas del Movimiento Zapatista. Ésto implica que Eros en el aula, no sólo permanece en el teoría estática sino que se manifesta en su propia dinámica abordando estos conceptos que de antemano derivan en problemáticas muy agudas en las sociedades de nuestro tiempo como es el problema de la intersubjetividad, la pluralidad, la vocación, entre otros más. La Pedagogía erótica, eros en el aula nos impone en la reflexión necesaria de nuestro tiempo no en la medida de dogmatizar sino de liberar al ser humano de la pulsión de muerte. La propuesta en sí es interesante, más porque busca relacionar esos mundos hoy excluyentes del aula y la realidad a través de un método que sirve a Miguel Escobar como guía de sus investigaciones: La lectura de la realidad en el aula.

Notas
1 Miguel Escobar Guerrero. Eros en el Aula. Diálogos con YMAR. [En línea]. Disponible en: http://www.lrealidad.filos.unam.mx/eros_en_el_aula. [Consulta Noviembre 10, 2009]. Pág. 92.

5 comentarios:

  1. Un libro maravilloso que leí cuando estaba en la especialización (soy sociólogo de la educación por la UAM-A)

    Y que buena reseña, me gustó tu lenguaje y el que invites a leer tan buen libro. Será un gusto seguir tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Luis... el libro está genial en todos los sentidos. Eres sociólogo de la educación, excelente ya estaremos platicando sobre este amplio tema sobre la educación...

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho tu reseña.
    Siempre he creído que uno no debería desempeñarse como docente si no ama lo que hace y si no confía en que los alumnos son capaces de aprender y de contagiarse aunque sea un poquito del gusto por el conocimiento. Pero es necesario contagiar ese entusiasmo trabajando desde el diseño mismo del curso y, por supuesto, en las interacciones dentro del aula. Como en cualquier relación, las respuestas del otro deben ser consideradas para construir significados comunes.

    Desde ahora te sigo en tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho tu reseña. No he leído este libro pero lo buscaré.

    Siempre he creído que uno no debe desempeñarse en la docencia si no ama lo que hace y si no confía en que los alumnos son capaces de contagiarse del amor al conocimiento y de aprender.

    Ese amor debe manifestarse desde el diseño del curso y, por supuesto, en las interacciones de clase. Como en cualquier relación la atención a las solicitudes del otro y a sus respuestas es indispensable. Y, para mí, el ubicarse ambos en el mismo plano de igualdad en tanto que personas es muy necesaria; ni la superioridad del docente ni la sumisión del alumno.

    Gracias por compartir tu blog. Desde ahora te sigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Blanca por tus comentarios y es agradable saber que la reseña te ha invitado a leer el libro. La edición en papel no existe en México sólo en España, hasta donde sé al culminar esta reseña pero el Maestro Escobar lo ha puesto en línea en una versión digital, en un ebook y bajo una licencia Creative Commons. El vínculo es http://www.lrealidad.filos.unam.mx/eros_en_el_aula

    Espero disfrutes de su lectura y después, por qué no, la comentamos con mayor profundidad pues este libro invita a la reflexión educativa desde diferentes perspectivas.

    Gracias por seguir el blog.

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario.
En este blog, el administrador debe aprobar todos los comentarios que se publican, sin excepción. Si no es troll, leecher, fake, chater, usuario títere o no está publicando spam, él no tendrá problema en aprobarlo.

Creative Commons License
Ollin Tlatoa, Palabra en Movimiento por José Daniel Guerrero Gálvez está protegido bajo una licencia Creative Commons Atribución-No comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México License.