viernes, 7 de noviembre de 2008

Discurso a la primera generación de graduados en CCPM pronunciado el 6 de noviembre de 2008 por José Daniel Guerrero Gálvez

Buenas tardes. Graduados, familiares y autoridades de la escuela.

A lo largo de más de dos años siempre nos hemos reunido para tomar clases en diferentes horarios ya sea en aulas o en laboratorios según como la marcaba el rol o las necesidades del mismo grupo; en esta ocasión, no es para eso. Nuestra reunión ya no será una clase, ni una práctica de laboratorio, ni tiempo libre; esta reunión se acompaña de una celebración. Una celebración que ya es una realidad: su graduación.

Cada uno de ustedes se ha esforzado en todo este tiempo en gran manera, son un grupo selecto pues muchos se han quedado en el camino por diversas causas o más bien, parafraseando aquel filósofo, Ortega y Gasset, somos producto de nuestras circunstancias y ustedes ha diferencia de ellos, están aquí y han hecho que esas circunstancias les sean favorables en una calidad que les otorga el ser graduados. Y muy bien acompañados por cierto: sus papás, mamás, hermanos, esposas, esposos, sus familiares más cercanos y amigos. Con esas personas que a lo largo de este tiempo los han apoyado ya sea económica o moralmente, o ambas; a ustedes, muchas gracias. También no podemos olvidar de aquellas personas que por su propio esfuerzo se han procurado su estudio, es un esfuerzo que debe distinguirse también. A todos ustedes, graduados y familiares muchas felicidades pues de otra forma, la posibilidad de esta celebración no existiría.

Pero éste no es el final, vivimos en una sociedad que concibe al ser humano de forma diferente inclusive en el siglo pasado y, no hablo de hombres y mujeres porque es sospecha de sexismo. Antes bastaba con tener un oficio, se estudiaba, terminaba sus estudios, literalmente uno se olvidaba de la escuela. Ahora en la actualidad no ocurre lo mismo, en estos tiempos la educación es para toda la vida pues las mismas circunstancias sociales lo demandan. Hoy, sí, son graduados y nos tomaremos un momento... más bien algunos porque nos lo merecemos, se lo merecen para celebrarlo pero mañana hay que pensar el siguiente paso. Hay mucho por hacer, no sólo aprendiendo computación. Hay idiomas, hay que terminar la prepa, la licenciatura, por que no, la maestría y con ambición un doctorado ya sea en México o en el extranjero. Gracias a Dios, existe el Internet y las posibilidades de la educación a distancia es una realidad, y si es abierta, mucho mejor. Por experiencia propia se los digo.

Graduados, invitados. La celebración que tenemos sólo es una etapa intermedia de nuestra formación pues el desarrollo del ser humano es inacabable y el límite es el descanso en paz. Mientras nuestra vitalidad nos lo permita debemos trabajar por nuestra areté, aquello que los filosofos griegos consideraban el máximo grado que el ser humano puede llegar, en una palabra: la excelencia. El buen filósofo hispanomexicano Eduardo Nicol lo resumió en tres palabras paideia, autognosis y autarkia: la educación, el conocimiento de uno mismo y, el dominio de uno mismo.

Así que la invitación está hecha y nuestros caminos, tengan por seguro que se encontrarán tanto en forma presencial como virtual ahora el mundo es aún más pequeño o tiende a serlo más. Mientras tanto, en estos momentos celebremos a nuestros graduados, mañana empezaremos a pensar en el siguiente paso.

Gracias.

1 comentario:

  1. Quiero dar gracias.

    Quiero dar gracias a cada uno mis profesores en general a cada uno de ellos me han enseñado un poco de la vida, cada uno de ellos ha sabido completar su misión como profesores unos mejores q otros pero en fin.

    El querer aprender es diferente en cada alumno sin embargo ustedes profesores hacen lo posible de explicarlos en mil idiomas y formas, para que ninguna de sus ovejas se quede mas atrás.

    Otro punto importante que he aprendido es que el alumno mas valioso no es el que sabe mas, sino el que aprende a compartir lo que sabe con sus compañeros, gracias por enseñarme eso porque me doy cuenta de que un libro no es es interesante hasta que alguien tiene la fortuna de leerlo.

    Asi ustedes profesores no vale mas quien sabe mas si no quien tiene la capacidad de enseñar.

    Le quiero agradecer por su perseverancia y paciencia, por su valentía y esfuerzo por hacernos entender día a día.

    Sin ustedes yo no estuviera donde estoy por eso le doy mil gracias por su gran trabajo.!

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario.
En este blog, el administrador debe aprobar todos los comentarios que se publican, sin excepción. Si no es troll, leecher, fake, chater, usuario títere o no está publicando spam, él no tendrá problema en aprobarlo.

Creative Commons License
Ollin Tlatoa, Palabra en Movimiento por José Daniel Guerrero Gálvez está protegido bajo una licencia Creative Commons Atribución-No comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México License.