lunes, 21 de agosto de 2017

México a pie

William Hazlitt y Robert Louis Stevenson abordaron el tema del placer de caminar en sus respectivas obras. En ambos ensayos explican el placer de esta actividad a través de la naturaleza y la preparación que le antecede así como después de realizarla. He experimentado esa sensación de paz y comunión en el campo pero reflexioné sobre realizar esta actividad en la ciudad que es totalmente diferente a la sensación que provee en el espacios naturales. Tuve la oportunidad de llevarla a cabo este fin de semana, sin planearlo.

Debía realizar algunas compras que se me asignaron, entonces mi día comenzó medianamente temprano. Tomé el transporte de casa al Metro más cercano, al llegar no hubo problema, el sistema de transporte másivo con que cuenta la Ciudad de México presentaba el mismo comportamiento de siempre en esa ruta, a esa hora, medianamente lleno pero fluido. No así se presentó cuando llegue a la correspondencia en la estación Balderas donde la gente agolpada en los vagones y saturado el andén de personas, flujo del transporte se atascó. Pensé, son sólo cuatro estaciones que debo recorrer así que decidí caminar hasta mi destino. Salí de la estación y me preparé para el trayecto, celular en vibración (hoy no se puede dejar de estar comunicado, no con el impacto que ahora tienen las comunicaciones), mi diario de viaje que es una pequeña libretita, mi bolígrafo el cual no me abandona, mochila a la espalda, comencé a caminar.

Cruce la calle de Niños Héroes sobre Arcos de Belén sobre la acera sur. Las primeras impresiones fueron los puestos de la calle que ofrecen sus productos a los transeuntes, clases de inglés, discos compactos piratas, productos de segunda mano tan variados que uno no se puede imaginar que podrían obtenerse en la calle. Mi primera cuadra dio paso al Templo de Nuestra Señora de Belén y posteriormente más adelante una plaza donde se se encuentra al fondo, la Dirección General de Registro Civil de la Ciudad de México. En ese trayecto, estaba libre de los puestos ambulantes que caracterizan al Centro de la Ciudad de México. No así la siguiente cuadra, donde se percibe el aroma combinado de ropa, comida, gente comienza a ser más notorio. En la cera de enfrente, la Coordinación Sectorial de Educación Primaria y muchos negocios más de servicios y productos tanto en esa cera como en la que transitaba.

La gente se detenía en los puestos de calle y en los locales abiertos. Ahí, el caminar redujó su velocidad, pude apreciar lo que Hazlitt y Stevenson mencionaban, no es lo mismo observar desde un vehículo que a pie, no se pierde detalle al hacerlo con este último. Mientras caminaba, observé a lo lejos la entrada norte de la Estación del Metro Salto del Agua, un poco más adelante el Mercado de San Juan, en el camellón de la calle la parte posterior de la Fuente de Salto de Agua y enfrente de ésta, el Templo de la Inmaculada Concepción de Salto del Agua.

Llegué al Eje Lázaro Cárdenas, sólo con cruzar la calle, su nombre cambia a José María Izazaga. Esperé pacientemente la luz verde, los peatones solemos ser intempestivos al cruzar las calles y aunado a los automovilistas, la posibilidad de un accidente que involucren a ambos es muy probable. Me detuve para fotografiar en ese cruce y reanudé mi camino.

Mientras caminaba rumbo a la siguiente estación del Metro Isabela La Católica, pensé en Hazlitt y Stevenson, en sus ensayos privilegiaban el contacto con la naturaleza para un acercamiento espiritual pero en la ciudad, no ocurre eso, los seres humanos y sus relaciones muestran una realidad nada espiritual y sí, una cotidianidad donde los problemas humanos se manifiestan de diversas maneras.

Los locales de negocio, las ventas, las invitaciones a pasar adentro de estos se presentaban en cada ocasión en la medida que camina por la calle. Respondía con un sincero gracias y una sonrisa, ahora la cortesía es un lujo en esta ciudad llena de urgencias y prisas. Cruce el Callejón Igualdad para encontrarme con el Edificio de la Secretaría de Educación Pública, uno de tantos que tiene esta, tan polémica en estos días, institución. Seguí caminando y de vez en vez, mi atención provocaba que me detuviera en algún puesto o bien en algún negocio. Así continué, pasé Calle Bolivar, el Callejón Nezahualcoyotl y por último llegar a media cuadra a la siguiente Estación del Metro, Isabela La Católica. En la siguiente cuadra se observaba la Universidad del Claustro de Sor Juana y por supuesto, frente a ésta, en la acera donde caminaba me encontré con el Museo de la Charrería y la Parroquía de Vicente Quitarte. Me detuve para obtener evidencia fotográfica de estos tres lugares y reanudé el camino hasta pasar 5 de Febrero y la siguiente esquina visualizar la Parroquia de San Miguel Arcángel. No dude también en fotografiarla.

Mi intención era continuar por José María Izazaga hasta llegar al Mercado de la Merced pero recordé que debía pasar al banco para un retiro. Con mi celular ubiqué uno de los cajeros de mi banco, el cual se encontraba a cuadra y media hacia el sur por 20 de Noviembre. Me dirijí hacia donde se encontraba, sin puestos y la calle despejada para caminar, pude observar a lo lejos el entronque de DIagonal 20 de Noviembre y la Calle Tlascoaque, por debajo, el paso a desnivel de Fray Servando Teresa de Mier y a lo lejos el Templo de la Inmaculada Concepción de Tlascoaque. La evidencia fotográfica no espero para este lugar.

Terminando, tomé la calle donde se encuentra la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, al final, un edificio abandonado y la via rápida de José María Pino Suárez para convertirse en la Calzada San Antonio Abad. Regresé dos cuadras hacia el norte para poder tomar el puente peatonal, recorrer la Plaza Comercial Pino Suárez y salir hacia Fray Servando Teresa de Mier superando la vía rapida. Durante este desvío necesario, encontré el movimiento de personas, las filas entre las construcciones aún no acabadas, bolsas, paquetes que sólo esperan la salida del transporte que los llevará a su destino. Dentro de la plaza, por supuesto tuve el honor de ser carnal, valedor, jefe y hasta un saludo de mano esperando que me interesara en algo para comprar.

Al salir de la Plaza Comercial Pino Suárez, sobre Fray Servando Teresa de Mier ya sólo faltaban cuatro cuadras más para llegar a mi destino, el famoso Mercado Sonora. A paso moderado, los puestos de la calle invadían el paisaje urbano con sus ofertas en pequeños cartones, uno que otro local abierto. Vi a la distancia un cine que no preciso con exactitud si era el Atlas, el Nacional o el Colonial, no importaba, el edificio está en remodelación así como muchos otros en este último tramo, también tuve la oportunidad o la curiosidad de ubicar a Sanadoras La Caldería que se distingue por sus caldos curativos, por lo menos eso dice la propaganda. Crucé las calles de Xocongo, Francisco J. Clavijero, La Viga, por último Gran Canal y así llegué por fin al Mercado Sonora que dejaré su incursión para otro relato.

Andar a pie por la Ciudad de México es un viaje recomendable para personas que gustan observar y disfrutar caminar en la jungla de asfalto como se le conocen también a las ciudades, podría ser solos o acompañados cuidando que la compañía que eligan tenga el mismo placer y capacidad observadora necesaria para el recorrido ya que no es una experiencia tan espiritual como en el campo, más bien reveladora, contradictoria y muy humana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.
En este blog, el administrador debe aprobar todos los comentarios que se publican, sin excepción. Si no es troll, leecher, fake, chater, usuario títere o no está publicando spam, él no tendrá problema en aprobarlo.

Creative Commons License
Ollin Tlatoa, Palabra en Movimiento por José Daniel Guerrero Gálvez está protegido bajo una licencia Creative Commons Atribución-No comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México License.