viernes, 18 de agosto de 2017

Diálogo íngrimo

En la penumbra de la habitación me encontraba, lejos de todo y de todos sólo acompañado de este aparato frente a mí con la vista fija a una página en blanco, esperando aquella musa que trataba de invocar a través del hada verde con la posibilidad de convertirse en demonio. Mis manos esperaban poder plasmar algo, sólo algo, hoy necesitaba de las palabras y se negaban en aparecer. Absorto buscaba qué decir, como hacerlo y estaban ausentes.

Una mano toma el vaso que contenía esa hada verde y la acerca a un rostro conocido.

-Es fuerte- dijo mientras olía su aroma.
-Siempre me ha gustado eso de un licor, seco y fuerte- respondí.

Dejo el vaso en la mesa. -¿Escribes?.
-Trato de hacerlo...
-Hace tiempo que no lo haces. ¿Acaso no encuentras las palabras o es el qué lo que falta, tal vez quieras escribir de los quiénes?

Lo observé fijamente con algo de desprecio. En ocasiones suele ser algo incómodo debido a la confianza que le otorgo sin restricción alguna.

-Sabes que de los quiénes te encargas Tú.
-No es así. Hay un escrito que hablas de las personas y no he tenido oportunidad de leerlo. Eso es injusto. Debería escribir sobre los qués ya que hablas de los quiénes.
-Hablas del diario, supongo- dije con un aire de desprecio más marcado.
-Si, de ese. Me parece injusto que sólo hable de personas, no sobre algunos temas y Tú sí puedas. ¿Acaso no es así?

No respondí, ignoré su comentario aunque reflexioné sobre eso. Buscaba concentrarme pero la interrupción de un diálogo... Tomé el vaso del hada verde y bebí. Hubo un largo silencio.

-¿Me ignoras?- Se acercó a mi rostro, amenazante para después retirarse imtempestivamente. -Clásico de ti- continuó -No entiendo. Me llamas cuando quieres escribir, constriñéndote hacia el Mundo y cuando me ofrezco me desprecias, me ignoras.

No dije nada. Mi mudez incluía mi oralidad tanto como mi textualidad.

-En verdad no tienes palabras- exclamó. -¿Dónde las perdiste? ¿Quieres que te ayude? Tengo muchas ideas que escribir y Tú, nada tienes.

Tenía razón. No existían palabras, las había perdido, no sé dónde pero no estaban, no las encontraba. Movió una silla y se sentó a observarme, me incomodaba, me molestaba tenerlo cerca como la sensación de la piel debajo de una tela húmeda y caliente por el sudor.

-¡No tienes nada!- espetó. Levanté mi rostro para fijar en Él una mirada de odio infinito.

-Por fin tengo tu atención- dijo sonriendo. Tomó mi bolígrafo, siempre lo hace y escribió en una servilleta arrugada.

-Tómala, no la desprecies. Ya estoy acostumbrado a eso- No me moví, sólo lo miraba con más odio.

-Está bien. La dejo aquí cerca por si te da curiosidad- Colocó la servilleta en la mesa, tomó el vaso de licor y se lo bebió de un trago.

-Definitivamente está bueno. No puedo negarlo, tienes gustos con sabores fuertes. Deberías aprovecharlos- Me guiñó, observé la servilleta y al volver la mirada no estaba. Tomé la servilleta y leí; era la primera palabra de muchas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.
En este blog, el administrador debe aprobar todos los comentarios que se publican, sin excepción. Si no es troll, leecher, fake, chater, usuario títere o no está publicando spam, él no tendrá problema en aprobarlo.

Creative Commons License
Ollin Tlatoa, Palabra en Movimiento por José Daniel Guerrero Gálvez está protegido bajo una licencia Creative Commons Atribución-No comercial-Licenciamiento Recíproco 2.5 México License.